Quien se lava las manos es porque ya las tiene sucias.

Escrito en el firmamento dejo mi mensaje, que no son las palabras las que hablan sino las razones. Ni destinatario alguno necesita, soy yo, somos todos. El universo en el vacío de mi pecho se yergue. Lo cubre, lo absorbe haciéndolo uno. Somos, uno y muchos al mismo tiempo.

¿No basta observar el mundo? Encontrar el detalle en la naturaleza, ver brotar las flores, observar los profundos abismos y las altas montañas. Ver la muerte y la vida renacer. Despertar tras un largo sueño ¿No se vive a diario la angustia? Cruz bendita en la que cargo las penas del mundo ¿No guías vos también los hombros de muchos otros? Pies cansado y rostros pálidos en una ciudad de desconocidos.

El grito, el ruido fuerte del silencio que nos cubre ahora y siempre. Estamos solos, abandonados en el suelo, indefensos ante nosotros ¡El mal primigenio! Actuar y lamentarse, actuar sin encontrar un motivo para seguir adelante. Espejos rotos sobre la tierra que piso ¿No ves tu corazón herido? Es el mundo quien se desangra ¡No vengo a traer paz sino espada! Fuego, el fuego santo del amor ha de consumirlo todo. No se construye sobre lodo.

La justicia corre a mi nombre, soy el camino a encontrar lo que no deseas, a quitar el velos de los ojos ciegos ¡Sos vos! ¡Destructor de mundos! No reconoces lo que has hecho y arrancas piel de los huesos. Libertad proclamada al libre para encerrarse en prisiones ¿Es esto lo que quieres? Desesperado te sacas los ojos. La gloria se paga ¡Pero la sangre en tus manos no es tuya! Sino es el amor será el odio. Perder el cuerpo entero por una extremidad. De una vez cerrad los ojos para despertar.

Sin embargo me desvanezco, como el susurro en tus oídos, pues vos sos el culpable de haber nacido. De crear y derribar ¡No permitas que otro cargue tu cruz! Este mundo esta podrido en el alma, no en el cuerpo.

正義道キリスト

“πολλοὶ γὰρ εἰσιν κλητοί, ὀλίγοι δὲ ἐκλεκτοί.” Mt. 22:14

A quien lea:

Estimado, que te atreves a reconocer entre mis torpes letras un sentido, no busques en mis pensamientos asilo. Porque hace tiempo que toda la paz huyo de mi alma, dejándome vacío.
¿Cómo se empiezan estas cartas? Un nombre ¿Cómo llamas a lo que carece de rostro? Barroco. Penoso el andar de la pluma, que inspirado por el arrebato escribe las más voluptuosas frases para salvar su ser del olvido. Desproporcionado e irracional, un poder que se consume en el desenfreno para perderse a lo lejos.
Primavera que lo cubres todo con tu dulce manto, a las flores los colores vivos y al sol fuerza para luchar con el frío ¿Por qué no revives a mi la esperanza y el amor? Que amar el recuerdo es una forma dolorosa de olvidar. Voltea tu rostro hacia mí y dame la luz dulce doncella ¡Tu que revives el la tierra! Concédeme llevar estas palabras hasta ella, y que su boca dicte mi destino, que perezco por no tenerla conmigo.
Barroco solo puedo ser, porque no soy real ni para el que me lee. Lleno de mentiras mis palabras, la verdad a simple vista no se ve. Teñido en la sangre de Cristo, no me puedo recomponer. Mi grotesco cuerpo lo recubre todo. No es más importante el altar que el edificio.

¡Silencio! La comedia a iniciado.

バロック

Christus capitur.

Cada paso mueve el siguiente y sin olvido. Se vive, como se vive, con sentimientos a la espalda, sin peso en el pecho, y una sonrisa en la cara ¿Cuánto cambias por un poco de sueño? Un sacrificio a Satanás realizo en el suelo, un marca y un seña. Si solo pudiese vivir sin ella…

Postrado ante la santa vida, su reflejo prístino en la amplia noche observo. Tirado en el suelo, no hay suplica que valga a las estrellas. Bajo techo no hay alma, ni escape del encierro ¿No es el dolor mas duro que el concreto? Uno solo puede quedarse a llorar las imágenes ¿Esperando y esperando? Esta es mi eterna condena, por alejarme de ella…

Porque vivir ahora es extrañarte, y yo quiero volar lejos de aquí, lejos a ninguna parte. No, no cometas el mismo crimen dos veces, que olvidar es un privilegio divino. Que aun no me deshago de la cama, la silla y el recuerdo de haberte perdido. Voy a seguir para repetir cada momento, sin principio ni final, tan solo un envase vacío.

バロック

A Dios, que me voy de esta vida penando. Cual culpable de crimen más atroz, mi existencia teñida sin color, la blanca inocencia de la luz que ciega el corazón. Yo me marcho, lo se bien que no hay lugar ni alimento, el oro, el oro consume más que el fuego.

A Dios, que la sangre es mía, y el puñal en tu mano se yergue sin sentir el calor de mi cuerpo. No hay juramento entre los animales como no hay edén para los ricos, son el sabor de la carne que se arroja a la sal. Yo soy la pútrida desventura del pensamiento, que se estanca en pozos dónde solo vive la reflexión y el remordimiento ¿Quién es Atlas? ¿Quién Pandora?

A Dios que me voy llorando, me voy llorando y te dejo.

Todo lo ha llevado el viento…

正義道キリスト

De lo que es el Yo, yo no sé nada. ¿La consciencia? una repulsión espantable de lo innominado, del mal urdido, pues el YO viene cuando el corazón lo ha añudao por fin, lo ha elegido, lo ha halado fuera de esto, para aquello, a través de la eterna supuración de lo horrible, cuyos no-yo, demonios todos, asaltan lo que será mi ser, el ser que no ceso de ver cómo decae ante mis ojos, mientras Dios no haya pasado la llave por mi corazón.

正義道キリスト

¿Por qué te encuentro en mil lugares? Como un sueño te escapas entre mis dedos. ¿Porque el corazón destroza el pecho al verte? Aún después de tanto tiempo no logro pasar la muralla, encontrar el mundo donde lo deje sin esperanza. Como fantasma me persigue el recuerdo, deseo morir, deseo morir y empezar de nuevo.

バロック

Señor yo quiero abandonarme, como el polvo en el viento, tirar lo que hecho. Yo quiero ser, quiero ser claro como el cielo.

Señor yo quiero abandonarme, como la vida en la muerte, empezar de cero. Yo quiero ser, quiero ser el llanto de los muertos.

Señor yo quiero abandonarme, como agua en el río, llevar todo muy dentro. Yo quiero ser, quiero ser tu mensajero.

Señor yo quiero abandonarme, como lo hizo usted en el desierto, tomar mi vida y hacerla de nuevo. Yo quiero ser, quiero ser un hombre nuevo.

Señor yo quiero abandonarme, como el barro en las manos del alfarero, toma mi vida y hazla de nuevo. Yo quiero ser, quiero ser un vaso nuevo.

正義道キリスト

Es un sueño la vida,
pero un sueño febril que dura un punto;
cuando de él se despierta,
se ve que todo es vanidad y humo…

¡Ojalá fuera un sueño
muy largo y muy profundo;
un sueño que durara hasta la muerte!
Yo soñaría con mi amor y el tuyo.

バロック

Hay una cosa o varias, pero nada es otra sin un recuerdo que lo llena. Ni la vida ni el mundo importan si no hay una y la otra. Y todo se acaba cuando la noche de la muerte nos encuentra.

Cuando algo acaba, nace en algún sitio lo nuevo. Te extrañaremos iNyappy

Cristian C. Góngora

Un paso a la verdad inicia cuando el hombre mira al cielo en lugar de al dedo que lo señala.

Descubre tu cuál es el cielo y cuál el dedo.

Cristo C. Góngora